SIERRA DE LOS FILABRES

Vista General

Realización: del 3 al 8 de Diciembre de 2010

El viernes 3 de Diciembre alrededor de las 7 de la tarde nos encontramos en el Área de Servicio de La Porta de Barcelona Odisea, Jou y Carlangas con la sana intención de adelantar unos cuantos kilómetros en dirección a la localidad de Caniles. Alrededor de las 11 de la noche nos detuvimos en la localidad valenciana de Beneixida para cenar y descansar un rato. Buscamos un sitio donde poder parar con tranquilidad, y optamos por aparcar en un polígono industrial a la entrada de la población. Al cabo de un rato pasó un coche de la policía municipal, probablemente alertados por algún vigilante de seguridad, que nos pidieron que no parasemos allí, debido al aumento de robos en la zona, dirigiéndonos hacia una gasolinera próxima fuera de servicio en donde podríamos descansar.
Al cabo de unas horas, ya por la mañana, un desayuno y de nuevo en marcha. Yecla, Jumilla, Caravaca, Puebla de Don Fadrique, Baza y, finalmente, Caniles. Allí nos esperaban Juan y Marcela, a los que no veíamos desde Semana Santa. Era ya cerca de las 2 del mediodía, así que, después de pasar por la carnicería para comprar provisiones, buscamos un sitio donde comer. Como es habitual en esa zona, bueno y no caro. Después de comer iniciamos el ascenso hacia la Sierra, en dirección al Cortijo del Moro. Instalados en el Cerro del MoroA mitad de camino, tuvimos que parar a poner cadenas en dos de los vehículos. Llegamos al Moro ya de noche. Una chimenea humeante nos indicaba que había alguien en la única casa habitada del poblado, así que llamamos a la puerta para informarles de nuestra presencia. La proverbial hospitalidad de la gente de la sierra se puso de manifiesto y Fernando y Mª Jesús nos invitaron a tomar un vino en su casa, que aceptamos encantados. Decidimos instalar las furgonetas cerca de una pared de la iglesia, casi derruida, pero que nos cobijaría del aire que soplaba en la zona. Preparamos la cena, y, después de una agradable sobremesa, a dormir.
Domingo por la mañana, lo primero, hacer café. Después de desayunar, decidimos ir con la 4Motion y la Syncro a dar un paseo por la Sierra. Primero nos dirigimos hacia la Cortijada de Bailén. Al cabo de unos minutos de parar allí, aparece el "vigilante". Parece que se enteran de todo lo que acontece por aquellos parajes. Ya sabe que hay unas furgonetas dando vueltas, y va a mirar quienes somos. Ana se da a conocer, y el vigilante se va por donde ha venido. Después de hacer algunas fotos en el pueblo, ascendemos hasta Cuatro Puntas. Cuatro PuntasEl tramo final del camino está bastante roto, pero lo pasamos sin ningún inconveniente. Desde arriba, estamos a más de 2.000 metros, la vista es excelente. A continuación descendemos de nuevo para dirigirnos hacia Calar Alto. La nieve que ayer hizo poner cadenas a Jou y Jbl, se está fundiendo a pasos agigantados, y hay algún trozo muy embarrado. A pesar de eso, la mayor parte del camino está en excelentes condiciones. Pasamos por el Cortijo de los Chortales, el Cortijo de las Membrillas y otros. Ana nos va poniendo al día de la zona, nos cuenta sus aventurillas de infancia, nos enseña rincones de la Sierra... Después de algo más de una hora de camino, llegamos al Calar Alto, el punto más alto  de la Sierra de los Filabres. El viento sopla con fuerza mientras damos un paseo por la zona. Se acerca la hora de comer y nos vamos del Calar buscando un sitio donde poder instalarnos. En un cruce cercano hay un refugio, pero está ocupado por varios 4x4, así que paramos en un bosque próximo para comer. A continuación iniciamos el regreso hacia el Cerro del Moro, pero primero hacemos un par de paradas: una para ver si encontramos alguna seta, cerca del Cortijo de Membrilla, y otra para subir hasta el Cerro de la Cuerda, un buen sitio para hacer una mini kdda solo apta para syncros y similares: en 300 metros de recorrido se ascienden más de 60 metros sin apenas camino marcado. Volvemos a nuestra "base" para comentar las incidencias del día, descansar, cenar y mirar de tocar un poquillo la guitarra. Fernando, el vecino del Cortijo del Moro, nos da la bienvenida de nuevo, toma una copita con nosotros y estamos un rato hablando con él.Serón
El lunes hacemos un cambio de estrategia.  Salimos con todos lo vehículos, ya que Juan y Marcela tendrán que volver a media tarde hacia su casa, y no tenemos claro donde pasaremos la próxima noche. Abandonamos el Moro en dirección a Bacares. Pasamos por Alcontar, Serón, y, por descontado, Las Menas, uno de los lugares recomendados por Eduard. Creo que se quedó con  ganas de venir con nosotros, y los lugares que nos aconsejó visitar valen todos la pena. Paramos a comer en Bacares. Tetica de BacaresDecidimos comer un menú en un restaurante que nos han aconsejado, y, después del café, de nuevo carretera para subir hasta el Tetica. La vista desde arriba es impresionante. El monte se halla en medio de una llanura y la vista alcanza desde Calar Alto hasta la bahía de Almería, el desierto de Tabernas, el parque natural de Cabo de Gata,... Mientras, una nube asciende majestuosamente por el valle. Unas cuantas fotos y de nuevo a los coches para bajar hasta Gérgal. Llega la hora de despedirnos de nuestros buenos amigos Juan y Marcela. Mañana es día de trabajo y no han podido coger el puente... Los demás volvemos de nuevo a la Sierra, hasta el Cortijo de los Chortales en cuya era pasaremos la noche. Al cabo de pocos minutos de llegar, aparecen otros "vigilantes". Parece que no quieren que les quiten la caza en esta sierra. De nuevo Ana se identifica como hija del Matasiete, y se van. Cortijo del ChortalDebían estar aburridos, porque al cabo de poco rato aparecen de nuevo. Se les ha caído el tabaco al bajar del coche antes y miran de encontrarlo. Les invitamos a un vino y un café, y están un buen rato hablando con nosotros y explicándonos aventurillas de la sierra.
Al día siguiente dejamos la era y nos dirigimos hacia la zona de Los Olmos, en donde hay unas buenas barbacoas y sitio donde parar en otra ocasión. Esta vez ya no da para más. Seguimos viaje hacia Caniles, para recoger la carne que se encargó el primer día, y luego nos vamos hasta Baza a comer y, lo más importante: ¡comprar Lotería de Navidad! Son ya las 6 de la tarde cuando, después de alguna que otra compra sobre la marcha, iniciamos la vuelta hacia el Norte. Paramos para cenar y dormir de nuevo cerca de Beneixida, esta vez en un área de descanso al lado de la autovía, que resultó ser un "punto de encuentro" para determinadas prácticas de los profesionales de la ruta. Las idas y  venidas de los camiones y de los "profesionales" duran toda la noche. A la mañana, de nuevo cafetera en marcha, y a continuar viaje hacia nuestras casas, no sin antes parar a comer en una playa cerca de Alcanar. Allí comemos tranquilamente, planificamos nuevas salidas, damos un paseo, y continuamos viaje hasta el área de servicio de la Porta de Barcelona. Llega la hora de las despedidas, los abrazos y los deseos de volver a viajar juntos para conocer nuevos lugares, nuevas historias, nuevas aventuras, siempre al lado de nuestros buenos amigos.